lunes, 24 de enero de 2011

Olores y sabores

Todas las ciudades tienen un olor característico, desde que uno sale del aeropuerto, ya se aprecia.  Ese olor permanece en el subconsciente del visitante  y al pasar el tiempo, uno cuando piensa en esa ciudad, indefectiblemente viene asociado su olor.
La Habana huele a humedad, a calor sofocante,  en las calles hay un  fuerte  olor a gasolina y petróleo, cerca del malecón, predomina el olor a mar y salitre. Si llueve, se esparce un inconfundible olor a yerba y asfalto mojados. Entre mis recuerdos también están el olor a café recién hecho, el perfume de la mariposa, flor nacional de Cuba y la canela en polvo esparcida sobre dulces caseros.
En Guadalajara predomina en gran parte de la ciudad el olor a comida mexicana, hay tantos puestos callejeros que ofrecen tacos, gorditas, quesadillas y otros platos  cuyo principal ingrediente es la tortilla que, al caminar, se siente.
Esta ciudad cuenta con una gran variedad de platillos típicos, como pozole, tamales de distintos sabores (verdes, rojos, frijol, rajas, fresas con crema, cerezas, piña, chocolate etc.), tostadas, sopes, enchiladas, tacos de asada, de carnaza, al pastor  y de birria,  menudo, frijoles charros y muchos más.
Es difícil decidirse cual pedir...

Algo que la distingue totalmente de todo el país son las "tortas ahogadas", que se hacen con  birote salado (pan típico tapatío),  carne frita de cerdo cortada en trocitos, conocida también como "Carnitas" y frijoles refritos untados, bañado todo en salsa de tomate condimentada con especias; se puede comer acompañado con cebollas desflemadas en limón y salsa picante. Muchos al comerlas,  toman  tejuino, hecho a base de masa fermentada con nieve de limón.
Otro de los platos típicos de Guadalajara es la carne en su jugo. Consiste en un caldo de carne de res con frijoles de la olla y va acompañado de tocino, cilantro y cebolla. A diferencia de la torta ahogada, este platillo normalmente no lleva chile
En fiestas y reuniones, se observan mucho las parrilladas con carne de res, chorizos y cebollas asadas al gusto
El postre que se considera como típico tapatío es la jericalla, exquisita! Es una especie de natilla de maíz rematada con un delicioso caramelo derretido y servida en platicos hondos de porcelana.
También es muy sabrosa la cajeta, dulce hecho con leche de cabra.
En La Habana los puestos callejeros  han aumentado ultimamente, la mayoría  ofrece pizzas caseras,  alimento frecuente  de trabajadores y transeúntes que estando en la calle, no les alcanza el tiempo para ir a su casa a comer. Hay alimentos ligeros como pan con jamón y dulces.
La comida cubana solo se consume en las casas de familia y restaurantes siendo  la más típica arroz moro o congrí, puerco asado, yuca con mojo y plátanos machos fritos, de postre, un sabroso arroz con leche o mermelada de guayaba con queso.
Esta comida no puede faltar en Nochebuena y 31 de diciembre .
En Cuba la comida diaria está muy limitada en variedad producto de la situación económica que tiene el país, pero eso sí, el cubano hace lo posible e imposible porque en su mesa no falten el arroz y los frijoles todos los días de la semana, acompañados de algo más que pueda conseguir en mercados o ferias campesinas.
Así como  la reina de la mesa mexicana es la tortilla, en Cuba el rey es el arroz blanco.
En cada país, si faltan a la mesa, es como si no se hubiese comido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario