domingo, 6 de mayo de 2012

Tianguis de Antiguedades El Trocadero

Caminar por las calles de Guadalajara siempre nos trae más de una sorpresa. Si usted visita la Avenida México un domingo por la mañana encontrará el tianguis de antigüedades El Trocadero  que se extiende sobre el camellón de esta  avenida considerada una de las principales de la ciudad.
Plaza de la República
El tianguis comienza en la Plaza de la República, construida para conmemorar el Centenario del triunfo de la República después de la intervención francesa.
En su centro se encuentra una de las más bellas esculturas que hay en  México  de  la Patria, obra del  tapatío Juan José Méndez Hernández.
Con siete metros y medio de altura y elaborada en bronce, representa una joven mujer, semicubierta por una  larga túnica,  que  lleva en la mano izquierda la bandera nacional.
Esta apoyada sobre un  pedestal de cantera que tiene  al frente el escudo nacional y las inscripciones MEXICO, 1867-1967.
A partir de este lugar y por varias cuadras se extiende el tianguis de antigüedades que finaliza donde se encuentra un monumento en homenaje al centenario del natalicio del jalisciense  Efraín González Luna (1898 – 1964).
Jurista, economista, filósofo, humanista,  polígrafo y primer candidato del PAN a la Presidencia de la República, electo en la X Convención, celebrada el 20 de noviembre de 1951.

A todo lo largo del camellón hay bancas siempre ocupadas por asistentes al tianguis y paseantes. El parqueo se hace muy difícil pues todos los espacios están ocupados por los autos de los vendedores.
Origen y descripción  del tianguis
Según me contó uno de sus fundadores, este tianguis surgió  en una cochera de la calle Unión hace 16 años a iniciativa de  Mario Coliñon.
Con el tiempo  fue creciendo al punto que  ya no cabía en ella la gran cantidad de personas que acudían entre vendedores y compradores, entonces se pasaron para Avenida México. Hoy en día se mantiene en activo el 95% de los que lo iniciaron.
 Lleva el nombre de Trocadero porque al principio su principal función era el trueque. Se intercambiaban sellos antiguos, tarjetas telefónicas y otros objetos.

Acudían muchos coleccionistas tapatíos en busca de oportunidades.
En toda su extensión encontramos disimiles objetos mezclados unos con otros donde coexiste la cristalería fina con maquinas de escribir antiguas, muebles con llaveros de marcas famosas, bolígrafos  de diferentes procedencias  con libros de uso, objetos e imágenes religiosas con monedas y billetes, adornos de porcelana con tarjetas telefónicas, herrería con bisutería fina, relojes con postales antiguas de diferentes países, fotografías, sellos, bolsos de mujer, sombreros  y algo de ropa.
Algunos de estos articulos están en oferta en más de uno  de los 50 puestos distribuídos a lo largo del tianguis, son verdaderas curiosidades.
Últimamente la venta es escasa debido a la crisis. Muchos lo visitan y pocos compran.
Al exhibir objetos antiguos, a veces únicos, los precios son altos y el tapatío, castigado por el alza de los precios de  la gasolina y otros artículos de primera necesidad, no se decide a gastar su dinero en cosas bonitas y coleccionables pero que no resuelven la vida diaria. Siempre hay turistas extranjeros que van en la búsqueda de exclusividades  y son los que más compran.
He visitado este lugar en varias ocasiones, siempre hay cosas que me atraen.
Al fin me decido por comprar algo que me guste y esté de acuerdo con mi presupuesto pero, siempre me quedan ganas de adquirir algo más…

 Temas relacionados:







2 comentarios:

  1. ¿Sabes a qué hora se pone y a qué hora se van?

    ResponderEliminar
  2. Hola Anonimo!
    Bienvenido(a) al blog!
    Los domingos por la mañana comienzan a las 9 y creo que cierran por la tarde, no se bien si a las 3 o a las 5

    saludos
    Adligmary

    ResponderEliminar